LLL Hoy #5 – Mi experiencia como aspirante a líder y nueva líder de la Liga de la Leche 

La Liga de la Leche (LLL) ha sido una parte importante de mi viaje hacia la lactancia materna desde el principio. Como muchas madres primerizas, no tenía ni idea de cómo sería realmente la lactancia materna. La experiencia que tuve cuando nació mi hija no se parecía en nada a lo que había imaginado y LLL me apoyó tanto en línea como en persona.

Mi hijo nació en plena pandemia de Covid-19. En el Reino Unido, el apoyo presencial (en todos los aspectos) había quedado más o menos en pausa debido a las restricciones legales sobre las reuniones. A pesar de no poder reunirme en persona, me sentí bien apoyada por LLL.

Pasó un tiempo hasta que me sentí capaz de reflexionar sobre la lactancia durante Covid. En un grupo local de naturaleza al aire libre me encontré charlando con una de las líderes de LLL que me había apoyado (nunca nos habíamos visto en persona debido a la pandemia). Ese día decidí que lo que más me gustaría sería poder ayudar a otras madres. Ese fin de semana envié un correo electrónico para preguntar más sobre cómo convertirme en Líder.

Al principio, me sentí un poco intimidada a la hora de rellenar la solicitud. Sí, era emocionante, pero al principio me parecía una hazaña imposible. ¿Cómo iba a completarlo todo mientras trabajaba y era madre de dos niños pequeños?

Mi CLA (Coordinador de Acreditación de Líderes) en LLL y mi Líder de apoyo fueron increíbles durante todo mi trabajo de solicitud. Mi CLA no vive en el Reino Unido, así que no nos hemos conocido en persona, pero me sentí como si fuera una vieja amiga, dándome confianza y animándome.

Mi mayor reto fue compaginar la paternidad con las tareas de la solicitud. LLL reconoce la importancia de la vida familiar y mi familia siempre fue lo primero. Nunca me presionaron para que terminara el trabajo en un plazo determinado.

Hubo varios momentos en mi viaje en los que me pregunté si debía continuar. Me preocupaba si sería “suficientemente buena” para ser líder. Temía no saberlo “todo” cuando completara mi solicitud. Las personas líderes que me apoyaron estaban muy bien informadas y eran pacientes e inspiradoras. Me preguntaba cuánto tiempo tardaría en sentirme así. Ahora me doy cuenta de que no hay ninguna líder que lo sepa todo sobre la lactancia materna. Todas estamos en un viaje, aprendiendo unas de otras a medida que avanzamos. Mi aprendizaje no ha terminado ahora que soy líder. Estoy comprometida con el aprendizaje continuo.

Como nueva líder, he recibido un gran apoyo de dos líderes locales de LLL. También sé que tendré un apoyo fantástico de LLL como organización. Puedo enviar preguntas por correo electrónico en cualquier momento. También tengo el grupo de Facebook de Líderes donde puedo enviar preguntas a otros Líderes de forma confidencial.

Me siento muy orgullosa de haberme convertido en líder de LLL. Me encanta apoyar a madres y padres en persona y en línea. Es encantador escuchar cuando una madre comparte experiencias positivas sobre su viaje y espero seguir apoyando a las madres y padres lactantes locales de esta manera.

Si estás leyendo esto y te preguntas si el liderazgo de LLL es para ti, te animo a que hables con tu líder local de LLL. Es una de las mejores cosas que he hecho en la vida. Asistir a la Conferencia Nacional de LLLGB en línea como nueva Líder y escuchar las charlas me hizo sentir muy especial. Qué gran organización de la que formar parte.

Nota del editor: Para obtener información sobre cómo convertirse en Líder de LLL, consulta: https://llli.org/get-involved/prerequisites/.


Jen Earl, LLL Gran Bretaña