LLL Hoy #3 – Recursos y consuelo para los padres que son lactantes primerizos

La lucha y el agotamiento que acompañan los primeros días de la lactancia y la alimentación al pecho son muy comunes. Muchos padres y cuidadores se sorprenden de lo difícil que es realmente y sospechan automáticamente que deben estar haciendo algo mal basándose en los retos que encuentran. Es más, cada bebé es diferente y cada nueva relación de lactancia materna/lactancia al pecho es única, de modo que incluso un padre con experiencia en lactancia probablemente se enfrente a un reto diferente con cada infante al que alimente.

Me sentí afortunada de que la lactancia de mis cuatro hijos se desarrollara sin problemas durante sus periodos neonatales. Entonces llegó el bebé número 5 y luchamos durante cinco semanas para llegar a un punto en el que pudiera amamantarlo cómodamente. Con apoyo y perseverancia, lo conseguimos y ahora, a los 7 meses, es un bebé fácil de amamantar.

Algunos de los obstáculos más comunes para la producción temprana de leche y la lactancia son el dolor, el agarre y el suministro.

Las claves para sentar las bases de un viaje de lactancia/amamantamiento exitoso son:

  • Comprender la mecánica de la producción de leche
  • Reconocer los síntomas de malestar normal, así como los signos de hambre y saciedad en los recién nacidos.

Las molestias durante las primeras semanas de lactancia son frecuentes. Tus pezones se están adaptando a las necesidades de tu bebé y puede resultar desagradable. Sin embargo, un dolor profundo que no mejora a lo largo de la toma o en el agarre o los cambios de posición son una señal de que puedes necesitar ayuda de una líder de LLL o de un profesional de la lactancia.

Dado que un buen agarre es esencial para la comodidad, recomiendo a los padres lactantes primerizos que consulten el sitio web de LLLI o LLLUSA (1). Encontrarás una guía para garantizar un agarre correcto y cómodo. También hay vídeos o ilustraciones útiles enlazados en estas páginas. Los padres y cuidadores pueden recibir apoyo adicional poniéndose en contacto con un líder de LLL en línea, llamando a su líder local o en la línea de ayuda nacional de LLL, si es que existe, o asistiendo a un grupo de apoyo virtual o presencial.

Los recién nacidos tienen estómagos pequeñitos. Entre el primer y el tercer día tras el nacimiento, los bebés sólo necesitan entre 5 y 27 ml de calostro al día. La cantidad sigue aumentando cada día. Para un recién nacido sano no hay necesidad de suplementar con leche artificial antes de que “suba” la leche. De hecho, es el hecho de permanecer cerca del bebé (piel con piel si es posible) y ofrecerle el pecho a demanda le indicará a tu cuerpo que produzca la cantidad de leche que necesita tu recién nacido.

LLLI dispone de una útil infografía en LLLI.org titulada “Aumento de la producción de leche” (2). Explica la mecánica de oferta y demanda de la producción de leche y cómo aumentar el suministro.

Las señales de alimentación del recién nacido comienzan de forma bastante sutil. Entre ellas se incluyen el movimiento de los ojos bajo los párpados antes de que se despierte de forma evidente, los movimientos de la boca, que parece que está husmeando, el movimiento de la cabeza de un lado a otro y, finalmente, la angustia o el llanto. Si mantienes a tu bebé sobre tu piel o cerca de ti, podrás reconocer más fácilmente las primeras señales de hambre y responder a ellas. Es más fácil que se prenda un recién nacido antes de que llore.

Para consternación de los padres preocupados de todo el mundo, es imposible saber cuánto está consumiendo un bebé alimentado exclusivamente con leche materna. Los padres y cuidadores deben buscar signos de saciedad en el recién nacido para asegurarse de que se está alimentando eficazmente. Un bebé que está recibiendo suficiente leche se calmará al alimentarse y producirá el número esperado de pañales sucios cada día.

En el primer día, los padres deben esperar ver al menos un pañal con meconio y, para el quinto día, el bebé debe evacuar al menos tres veces al día. Este número debería aumentar a medida que el bebé crezca.

Si te encuentras en medio de estos primeros días de lactancia, respira hondo, mantén a tu bebé cerca y sobre tu piel, aliméntalo a demanda, ponte en contacto con una líder local y, lo más importante, debes saber que esto se hace cada vez más fácil.

(1) “Posicionamiento y agarrec”: https://lllusa.org/positioning-and-latching/
“Posicionamiento”: https://llli.org/breastfeeding-info/positioning/

(2) https://llli.org/increasing-breastmilk-supply/

Erin Simmons Kreho