Queridas Líderes:

Hemos publicado una declaración en nuestro sitio web y nuestras redes sociales, titulada: “Black Lives Matter. Una experiencia vivida”.

ESPAÑOL
ENGLISH
ΕΛΛΗΝΙΚΆ 
DEUTSCHE  
FRANÇAIS
Quisiéramos explicar por qué lo escribimos.

Black Lives Matter es un movimiento global antirracista de derechos humanos. No está alineado con ningún partido político. Existe para reafirmar la humanidad fundamental de las personas afrodescendientes.

El racismo sistémico es un problema global, como lo demuestran los informes y artículos al final de esta explicación y las recientes protestas en todos los continentes. El racismo sistémico es una violación de los derechos humanos que se entrecruza con el derecho a la lactancia, porque tiene un impacto dramáticamente negativo en la capacidad de las Líderes de LLL para llevar a cabo la misión de LLL. Limita de forma drástica el número de bebés cuyas vidas pueden verse afectadas de manera positiva por el apoyo a la lactancia de madre a madre / familia a familia.

Somos una organización basada y centrada en una misión y permitimos la acción y la defensa cooperativas cuando éstas contribuyen a nuestra misión.

Después de leer la declaración de LLLI “Black Lives Matter: Una experiencia vivida”, algunas Líderes podrían pensar: “Esto suena político. ¿Cuándo estamos mezclando causas y cuándo no estamos mezclando causas?” Es importante recordar que los derechos humanos en sí mismos no son políticos. (Los métodos utilizados para implementar el respeto por los derechos humanos requieren decisiones políticas y ahí es donde las opiniones varían). Debido a que nuestra misión incluye la salud materna individual y pública así como la salud de las y los bebés, es muy posible que haya momentos en que nuestra misión se entrecruce con violaciones, o apoyo, a los derechos humanos. Cuando esto sucede, existe *una oportunidad* para levantar nuestra voz si al hacerlo se promueve nuestra misión, y sobre todo si una violación a los derechos humanos está obstaculizando gravemente nuestra misión. Sin embargo, solamente es *una oportunidad* para levantar la voz y compartir nuestras preocupaciones y valores. Debemos buscar un equilibrio entre el riesgo de dejar de llegar a algunas familias si tomamos una posición, y el riesgo de perder a otras familias y que no busquen nuestro apoyo si callamos. No existe una fórmula matemática para determinar cuándo hablar o actuar. Es posible que no elijamos hablar sobre cada caso de violación de los derechos humanos que interfiere con la lactancia (hay tantos). Podríamos decidir que, cuando las violaciones de los derechos humanos son globales y profundas, han empeorado e impedido severamente nuestra misión década tras década, entonces, hacer una declaración al respecto es la respuesta necesaria y proporcionada para continuar apoyando en el futuro a más madres y familias que amamantan.

La misma LLL ha sido acusada de racismo sistémico a lo largo de las décadas, tanto desde adentro como desde afuera. Como Líderes a nivel individual y como organización, necesitamos hacernos preguntas como “¿Dónde existe la discriminación dentro de LLL?” y “¿Cómo estamos perpetuando sistemas que perjudican a las familias afrodescendientes?” Necesitamos encontrar las respuestas a estas preguntas y actuar de acuerdo con lo que aprendemos.

Después de tomar en cuenta todo lo anterior, la Junta Directiva decidió que permanecer en silencio sobre estos eventos recientes y los problemas subyacentes enviaría el mensaje de que a LLLI no le importa el racismo o sus impactos en la lactancia, y esto daría una visión distorsionada de quiénes somos.

Estamos muy conscientes de otras opresiones y violencia sistémica que operan en todo el mundo y que provocan que a las comunidades se les niegue el acceso a información y apoyo para la lactancia materna. La Junta Directiva de LLLI tiene la intención de abrir discusiones con las administradoras de las DCEs y las Líderes para determinar cómo todas nosotras, juntas, podemos abordarlas.

Agradecemos sus comentarios y preguntas.

Junta Directiva de LLLI

Algunos enlaces para más información:
Desde el Reino Unido, Mars Lord y Nova Reid hablan sobre la mortalidad materna afrodescendiente, la amabilidad tóxica y el desvelamiento del racismo médico:
https://audioboom.com/posts/7559737-more-than-just-birth-black-maternal-mortality-toxic-kindness-and-uncovering-medical-racism-with?fbclid

También desde el Reino Unido, Necesitamos hablar de las razas, por la estudiante en partería, Alicia Burnett:
https://www.all4maternity.com/we-need-to-talk-about-race/

Desde Australia, Cherisse Buzzacott de IndigenousX escribe sobre su experiencia de nacimientos como partera aborigen:
https://www.theguardian.com/profile/cherisse-buzzacott

Desde Guatemala, este artículo informa que la mortalidad materna es 2.2 veces mayor en la población indígena que en la población no indígena:
https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/258930/ccsbrief_gtm_es.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Desde los Estados Unidos de América, este artículo explica cómo el racismo afecta las tasas de inicio y duración de la lactancia entre las mujeres afrodescendientes:
https://lacted.org/questions/experiences-of-racism-and-breastfeeding-rates-among-first-time-mothers/?fbclid

La autora y creadora de la Black Breastfeeding Week (Semana de la Lactancia Afrodescendiente), Kimberly Seals Allers, residente en EE. UU., hizo una presentación en la Conferencia Anual de UNICEF BFI de 2019 en el Reino Unido: “La experiencia vivida de las mujeres afrodescendientes, asiáticas y de minorías étnicas (BAME por sus siglas en inglés) en el parto y la lactancia”. Se puede ver aquí: Presentación de la Conferencia Anual 2019 de Kimberly Seals Allers: “La experiencia vivida de las mujeres BAME en el parto y la lactancia” – Iniciativa Hospitales Amigos del Niño y de la Niña:
https://www.unicef.org.uk/babyfriendly/bame-women-in-birth-and-breastfeeding/

La Liga de La Leche Internacional apoya el esfuerzo internacional para afirmar la humanidad de todas las personas afrodescendientes. La Liga de La Leche Internacional no es un agente o socio, ni está legalmente afiliada a la Fundación Black Lives Matter.

Traducción: Véronique Lesoinne
Revisión: Valeria Baena, Oriana Sánchez Iriarte y Clara Zapata