Lactancia materna: ¿qué beneficios tiene para las madres?

Kathleen Kendall-Tackett, PhD, IBCLC, RLC, FAPA
Traducido por Paola Segnini, Arizona, EE UU.
Foto: Adriana Mesec mayor

Inglés

Es genial para los bebés. ¿Qué beneficios tiene para las madres?

Rovonne cortesía de Lena Ostroff

Una colega recientemente me envió una editorial del El Correo de Washington escrito por un grupo de profesionales de la salud mental que vivieron unas experiencias horribles con la lactancia materna y concluyeron que dar de mamar era muy difícil y que de cualquier forma no hacía gran diferencia. Ahora alientan a todas las madres en su práctica a que dejen de dar de mamar. Piensa un momento en esto. ¿A cuantas mujeres les han dicho innecesariamente que deben dejar de dar el pecho basado en las experiencias negativas de estas mujeres? Desafortunadamente, este es otro ejemplo en el que una anécdota se usa como evidencia. Sus experiencias fueron malas, entonces generalizan que así es para todo el mundo, y esto ha afectado a miles de mujeres.

La suposición subyacente es que no hay beneficios para las madres cuando estas dan de mamar. Es algo que he escuchado en los círculos de salud mental por años– ¡y es completamente erróneo! En términos de la sobrevivencia de la especie, no tiene sentido que dar de mamar solamente beneficie al bebé. Las madres no estarían dispuestas a hacer algo que no las beneficia y eso no sería bueno para el bebé. Así que tiene más sentido que, en términos de supervivencia, tanto las madres como los bebés se benefician con la lactancia materna.

He aquí un breve resumen de algunos de los mayores beneficios para las madres.

Grandes beneficios para las madres
  • Rovonne cortesía de Lena Ostroff

    Durante el embarazo, las madres entran en un estado temporal de síndrome metabólico (resistencia a la insulina, niveles más altos de triglicéridos y lípidos, mayor grasa visceral), lo cual es necesario para mantener el embarazo. Durante el período de posparto, la lactancia materna reestablece el metabolismo a los niveles previos al embarazo, y esto detiene los síntomas del síndrome metabólico. De otra manera, estos síntomas continúan durante el período de posparto y después de este, lo cual eventualmente resulta en un mayor riesgo de contraer diabetes y enfermedades cardiovasculares–la principal causa de muerte de mujeres en EE UU (Stuebe & Rich-Edwards, 2009). ). Esta es la razón por la que se ven muchas menores tasas de diabetes y enfermedades cardíacas en mujeres mayores que dieron de mamar al menos 12 meses (Schwartz et al., 2009; Stuebe, Rich-Edwards, Willet, Manson, & Michels, 2005 ). Reducir el riesgo de estas enfermedades tan debilitantes y posiblemente letales, es un beneficio por sí mismo. Pero además, los efectos fisiológicos para las madres son aún mayores.

  • La respuesta humana al estrés tiene tres componentes principales: catecolamina (respuesta de lucha o huida), eje HHS (donde se produce la hormona de estrés cortisol), y el sistema de respuesta inflamatorio (Kendall-Tackett, 2007). En respuesta a una amenaza física o psicológica, los tres sistemas se involucran. La respuesta de estrés está diseñada para ser de corto plazo. Cuando hay estrés crónico, esta respuesta permanece activa y las madres están en riesgo de sufrir depresión y una amplia gama de problemas de salud. Así que aquí están las buenas noticias. Dar de mamar exclusivamente apaga la respuesta de estrés (Groer y Kendall-Tackett, 2011). Es una manera en que dar pecho protege la salud mental de la madre porque reduce la respuesta inflamatoria, y los estudios han arrojado consistentemente resultados que indican que aquellas madres que amamantan exclusivamente a sus bebés tienen menos riesgo de sufrir depresión. Esto no quiere decir que una madre que está dando de mamar exclusivamente no va a caer en depresión. Significa que su riesgo es menor, y si se deprime, dar de mamar le va a ayudar a afrontarlo.
  • Comité de Lactancia Materna de Estados Unidos

    Dar de mamar exclusivamente incrementa la calidad y cantidad del sueño de la madre. Muchosn asumen (así como yo lo hice una vez) que las madres que dan de mamar duermen menos. No es cierto. Hemos hecho varios estudios grandes que demuestran que las madres que dan de mamar exclusivamente a sus bebés reportan más tiempo de sueño y se sienten mejor y más energéticas durante el día (Dorheim, Bondevik, Eberhard-Gran & Bjorvatn, 2009a; Kendall-Tackett, Cong y Hale, 2011). El número de horas de sueño puede predecir la depresión y las mujeres que reportan más horas de sueño tienen menores tasas (Dorheim, Bondevik, Eberhard-Gran & Bjorvatn, 2009b). Además, si las madres duermen bien, son más capaces de lidiar con las demandas de la maternidad, así que aun si se deprimen, es más posible que se recuperen más rápidamente.

  • Finalmente, .dar de mamar mejora el sentimiento de bienestar de la madre. Cuando la lactancia va bien, la oxitocina aumenta. Esta es la hormona del bienestar. Es la que nos hace querer estar cerca de otras personas y hacer cosas por ellos y nos ayuda a lidiar con algunas de las cosas no tan divertidas de la maternidad. Dar de mamar ayuda a las madres a recuperarse de los traumas del pasado y no transmitirlos a sus hijos (Kendall-Tackett, Cong & Hale, 2013; Strathearn, Mamun, Najman & O'Callaghan, 2009). Es una oportunidad para que las madres tengan un nuevo inicio y aprendan a ser madres de una forma diferente a la que fueron criadas. Para muchas madres, esta es la razón principal por la que dan de mamar.

Todos los beneficios que he mencionado anteriormente suceden si la lactancia va bien. ¿Pero qué pasa si no? Entonces puede haber problemas. La autora del editorial del El Correo de Washington descripción de experiencias macabras. Una de las mujeres se sacaba leche constantemente y deseaba haber tirado el sacaleches a la basura y pasado más tiempo con su bebé. Me hizo preguntarme: ¿por qué estaba sacándose leche tan frenéticamente, especialmente si después describía la angustia de tener que botarla toda? ¿Por qué la botó? ¿Y para qué guardó tanta? Desearía que alguien le hubiera dicho que no tenía que ser así. No usar tanto su sacaleches habría sido una buena idea. De igual forma, su colega describió semanas de dolor por sus pezones destrozados. De nuevo, ¿por qué? Piensa qué tan bien le habrían salido las cosas si hubiera tenido un buen equipo de apoyo de lactancia.

Cristina Simantiri

Así que una vez más, la crítica de la lactancia nos indica falta de apoyo para las nuevas madres, más allá de problemas con la lactancia en sí misma. Si continuamos tratando mal a las madres y esperamos que se las ingenien por sí mismas, puede que ellas en cambio le echen la culpa a la lactancia por sus problemas en vez de ver el contexto general, es decir, ¿por qué tuvieron que hacerlo todo? solas?

Apoyar a las madres nuevas se traduce en menores problemas para dar de mamar. Y si hay menos problemas, las madres se benefician, los bebés se benefician y hay menos represalias contra la lactancia materna. Apoyar a las madres es un trabajo que vale la pena.

Gracias a todos los que apoyan a las madres a tener una experiencia de lactancia positiva, ya sea como líder de la Liga de La Leche, profesional de la lactancia, consejera comunitaria, o como miembro de la familia. Cada vida que tocas puede posiblemente influir a millas.

Referencias
Comité de Lactancia Materna de Estados Unidos

Dorheim, SK, Bondevik, GT, Eberhard-Gran, M. y Bjorvatn, B. (2009a). Sueño y depresión en mujeres posparto: un estudio poblacional. Dormir, 32(7), 847-855.

Dorheim, SK, Bondevik, GT, Eberhard-Gran, M. y Bjorvatn, B. (2009b). Sueño subjetivo y objetivo entre mujeres posnatales deprimidas y no deprimidas. Acta Psychiatrica Escandinavia, 119, 128-136.

Groer, MW y Kendall-Tackett, KA (2011). Cómo la lactancia materna protege la salud de la mujer a lo largo de su vida: la psiconeuroinmunología de la lactancia humana. Amarillo, TX: Hale Publishing.

Kendall-Tackett, KA (2007). Un nuevo paradigma para la depresión en las nuevas madres: el papel central de la inflamación y cómo la lactancia materna y los tratamientos antiinflamatorios protegen la salud mental materna. Revista Internacional de Lactancia Materna, 2:6. doi:doi:10.1186/1746-4358-2-6

Kendall-Tackett, KA, Cong, Z. y Hale, TW (2011). El efecto del método de alimentación sobre la duración del sueño, el bienestar materno y la depresión posparto. Lactancia Clínica, 2(2), 22-26.

Comité de Lactancia Materna de Estados Unidos

Kendall-Tackett, KA, Cong, Z. y Hale, TW (2013). Depresión, calidad del sueño y bienestar materno en mujeres posparto con antecedentes de agresión sexual: una comparación de madres amamantadas, con alimentación mixta y con fórmula Medicina de Lactancia Materna, 8(1), 16-22.

Schwartz, EB, Ray, RM, Stuebe, AM, Allison, MA, Ness, RB, Freiberg, MS y Cauley, JA (2009). Duración de la lactancia y factores de riesgo de enfermedad cardiovascular materna. Obstetricia y Ginecología, 113(5), 974-982.

Strathearn, L., Mamun, AA, Najman, JM y O'Callaghan, MJ (2009). ¿La lactancia materna protege contra el abuso y la negligencia infantil fundamentados? Un estudio de cohorte de 15 años. Pediatría, 123(2), 483-493. doi:123/2/483[pii]10.1542/peds.2007-3546

Stuebe, AM y Rich-Edwards, JW (2009). La hipótesis del reset: Lactancia y metabolismo materno. Revista Estadounidense de Perinatología, 26(1), 81-88.

Stuebe, AM, Rich-Edwards, JW, Willett, WC, Manson, JE y Michels, KB (2005). Duración de la lactancia e incidencia de diabetes tipo 2. Revista de la Asociación Médica Estadounidense, 294(20), 2601-2610.

La Dra. Kathleen Kendall-Tackett es sicóloga de la salud, Consultora Certificada de Lactancia Materna (IBCLC), y propietaria y editora en jefe de Praeclarus Press, una pequeña casa editorial especializada en la salud de la mujer. Es también editora en jefe de dos revistas arbitradas: Lactancia Clínica y Trauma psicológico. Es miembro de la American Psychology Association in Health and Trauma Psychology, expresidenta de la división de Sicología del Trauma de la APA, y miembro del Board for the Advancement of Psychology in the Public Interest. Se especializa en la investigación sobre la salud de la mujer en temas como lactancia, depresión, trauma y sicología de la salud. Sus intereses incluyen la psiconeuroinmunología de la depresión materna y los efectos permanentes del trauma en la salud. Es autora de más de 400 artículos o capítulos, y autora o editora de 30 libros sobre depresión materna, violencia familiar y lactancia. Sus libros más recientes incluyen Depresión en nuevas madres, 3ª Edición (2016, en impresión), Psicología del Trauma 101 (2015) y La ciencia del sueño materno-infantil (2014). Sus páginas web son UppityScienceChick.comLactancia MaternaMadeSimple.comKathleenKendall-Tackett.com, y PraeclarusPress.comGoogle Académico.