Por lo general, se considera que un bebé que regurgita ocasionalmente es “algo que hacen los bebés”. Según el fallecido Dr. Gregory White, esposo de la fallecida fundadora de LLL, Mary White, “en un bebé sano, la regurgitación es un problema de lavandería, no un problema médico”.

Un bebé puede regurgitar por muchas razones:

  • El bebé no puede tragar lo suficientemente rápido cuando la leche se expulsa con fuerza durante la alimentación, lo que provoca que trague un exceso de aire.
  • La madre tiene un exceso de leche que puede provocar que el bebé tome demasiada y demasiado rápido para que el estómago la pueda manejar. Cualquiera de los dos puede provocar que se trague más aire junto con los grandes volúmenes de leche. Lea nuestra publicación en proveer en exceso.
  • Las razones menos comunes son:
    • Control de músculos inmaduros
    • Alergia a alimentos y/o suplementos dietéticos que la madre pueda consumir.
    • Enfermedad

Si las regurgitaciones son frecuentes y obviamente incómodas para el bebé, es posible que esté experimentando la enfermedad de reflujo gastroesofágico o ERGE.

  • La ERGE ocurre cuando la banda de fibras musculares voluntarias dentro del esófago por donde ingresa al estómago no logra mantener el contenido del estómago en el estómago.
  • La leche o los alimentos, junto con el ácido del estómago, regresan a la parte inferior del esófago e irritan los tejidos allí.
  • Los adultos reconocen este sentimiento como acidez de estómago. Lea nuestra publicación en ERGE.

Si su bebé es en general un bebé agradable y saludable con buen rendimiento y patrones de crecimiento normales, tenga la seguridad de que probablemente superará esta etapa entre los 6 y los 12 meses. Mientras tanto, aquí hay algunos consejos generales para mantener al mínimo los episodios de regurgitación:

  • Utilice posiciones para alimentar al bebé que mantengan la cabeza del bebé más alta que su barriga, como una posición relajada o tener al bebé en posición de cuna diagonalmente sobre su pecho. Evite posiciones en las que el bebé se doble por la cintura, ejerciendo más presión sobre su barriga. Ver Posiciones.
  • Mantenga al bebé en posición vertical durante aproximadamente 15 a 20 minutos después de alimentarlo para permitir que comience la digestión. Este es un buen momento para recostarse con el bebé sobre su pecho para calmarlo, hablarle, cantarle, tararearle o simplemente acurrucarlo.
  • Haga eructar suavemente entre los lados y al final de la alimentación.
  • Pruebe tomas más cortas y frecuentes, si el bebé está de acuerdo, para reducir la carga en su estómago.
  • Intente amamantar solo de un pecho en cada toma para evitar dos eyecciones fuertes de leche y, por tanto, reducir la sobrealimentación y la deglución excesiva de aire.

Ocasionalmente, algunos bebés mayores comenzarán a regurgitar cuando normalmente no lo hacían. Si su bebé no parece enfermo, otras razones pueden incluir:

  • Algo nuevo en su dieta: sólidos, agregar o cambiar vitaminas para usted o su bebé, medicamentos para cualquiera de los dos.
  • Crecimiento acelerado: cuando los bebés comienzan a alimentarse con más frecuencia con un crecimiento acelerado, pueden estar trayendo mayores volúmenes de leche y/o más aire.
  • Dentición: la incomodidad de las encías puede hacer que el bebé succione menos y tome más aire. La dentición también puede provocar un aumento de la producción de saliva y de la deglución, lo que aumenta el volumen de líquido y aire en el abdomen. Ver Dentición.