BOMBEO DE LECHE PARA UN BEBÉ PREMATURO

Si su bebé no es lo suficientemente fuerte para amamantar, aún puede darle su leche. Comience a extraerse leche tan pronto como pueda después del nacimiento. El bombeo frecuente, cada dos o tres horas, imitará la frecuencia del patrón de alimentación de un recién nacido y brindará un buen suministro de leche.

Le ayudará si puede usar una bomba de grado hospitalario de tamaño completo, con un kit de bomba doble; muchas NICU (Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales) tienen estas bombas disponibles para su uso. Pregunta en tu hospital.

Bombear ambos senos a la vez le ahorrará tiempo. Guarda tu calostro, la primera leche. Esta es la primera toma perfecta para su bebé.

Prematuros: Amamantar

Premies: cuidado piel a piel

Prematuros: Posiciones