Amamantar es algo que sólo usted puede hacer por su bebé. Debería ser una experiencia agradable para ambos. Es probable que un bebé sano y nacido a término sepa instintivamente qué hacer con el pecho. En los primeros tres a cinco días después del nacimiento, si siente dolor en el pezón más allá de una ligera sensibilidad cuando su bebé se prende, puede ser una señal de que algo no está bien con el agarre, la posición o la succión del bebé. Un ajuste en el pestillo o en la posición puede ayudarles a usted y a su bebé a estar más cómodos. Con una posición y técnicas de agarre adecuadas, puede esperar poco o ningún dolor en el pezón. Corregir una mala posición o agarre a menudo puede aliviar los pezones doloridos y agrietados y permitir que comience la curación.

Si el dolor en el pezón empeora después de los primeros días de amamantar, su dolor en el pezón puede deberse a otras causas como aftas, infección bacteriana o frenillo. Contacta con un Líder de la Liga de La Leche para obtener ayuda si necesita más ayuda para mejorar sus pezones doloridos.

La primera semana: posicionamiento y agarre

Aprenda a reconocer las primeras señales de alimentación de su bebé para que tenga tiempo de ponerse en una buena posición y sentirse cómoda antes de que tenga un hambre desesperada. Las primeras señales incluyen abrir la boca y mover la cabeza de lado a lado (lo que se conoce como reflejo de búsqueda) o chuparse las manos o los dedos. No espere a que el bebé llore para saber que tiene hambre. El llanto es una señal de hambre muy tardía.

Ajustar la posición puede mejorar el dolor de la lactancia. Si tiene dolor, pruebe diferentes posiciones, como la posición relajada, la de fútbol o la de cuna.

Posición relajada
  • Colóquese cómodamente en la cama, en el sofá o en un sillón reclinable con respaldo, almohadas para apoyar también la cabeza, los hombros y los brazos. Como estás recostada, tu bebé puede descansar sobre ti en cualquier posición que desees.
  • Si está sentado, apoye sus pies en un reposapiés o en una guía telefónica.
  • Deje que todo el frente de su bebé toque todo su frente. Su boca y nariz deben mirar hacia tu pezón. Deje que la mejilla de su bebé descanse en algún lugar cerca de su pecho desnudo.
  • Frote el pezón sobre el labio superior del bebé para animarlo a abrirse bien. Acerca a tu bebé. Haga que su barbilla toque su seno primero y luego su nariz tocará su seno.
  • Coloque al bebé cerca de usted, con las caderas flexionadas, para que no tenga que girar la cabeza para alcanzar su pecho. Los pies del bebé necesitan sentirse apoyados por su cuerpo para que no cuelguen en el aire.
  • Use una mano para sostener su pecho, si es necesario, y la otra para sostener el muslo o las nalgas del bebé.
  • Si siente dolor, separe al bebé suavemente usando su dedo para tocar la comisura de la boca del bebé y vuelva a intentarlo.
Posición de fútbol
  • Esta es una buena posición para una madre que ha tenido un parto por cesárea, ya que mantiene al bebé alejado de la incisión.
  • El bebé está a tu lado, del mismo lado que estás amamantando y debajo de tu brazo. Sostenga la cabeza de su bebé en su mano y su espalda a lo largo de su brazo a su lado.
  • Sostenga su seno con una posición en “C”.
  • Haga que el bebé mire hacia el pezón, con la boca a la altura del pezón. Utilice almohadas para llevar al bebé a la altura correcta.
  • Las piernas y los pies de su bebé están metidos debajo de su brazo con sus caderas flexionadas y sus piernas descansando a lo largo de su respaldo de modo que las plantas de sus pies apunten hacia el techo. (Esto evita que pueda empujarse contra su silla).
Posición de cuna
  • Asegúrese de estar relajada y cómoda mientras su bebé se alimenta. Recuéstese en su silla, apoyando su espalda con una almohada girada verticalmente si es necesario. No se incline hacia adelante ni se encorve sobre su bebé. Levante los pies del suelo utilizando una otomana o incluso una guía telefónica. Respire profundamente y asegúrese de relajarse y dejar caer los hombros.
  • Coloque a su bebé de costado, con todo su cuerpo mirando al suyo y en ángulo para que su pecho quede seguro contra su abdomen. El bebé no debería tener que girar la cabeza para mamar.
  • Acuna al bebé en el brazo del mismo lado del pecho del que lo amamantarás. Si está amamantando con el pecho derecho, la cabeza del bebé descansará sobre su antebrazo derecho cerca de su codo, su nariz al nivel de su pezón y su cabeza ligeramente inclinada hacia atrás. Su antebrazo lo sostiene con su mano sosteniendo su trasero o muslo.
  • Sostenga su seno con la otra mano lejos del pezón y de la boca del bebé, manteniendo los dedos colocados arriba, abajo o a ambos lados del seno.
  • Lleva a tu bebé al pecho. Desencadene su respuesta natural para abrir bien la boca tocando sus labios ligeramente con su pezón. Los golpecitos o el cepillado ligeros y repetidos provocan una boca bien abierta.
  • Cuando acerca al bebé al pecho con la cabeza ligeramente inclinada hacia atrás, su barbilla presionará primero el pecho. Una mayor parte de su seno quedará cubierta por su mandíbula inferior.
  • Dirija su pezón hacia el paladar del bebé y llévelo suavemente hacia el pecho mientras se prende.
  • Cuando el bebé está bien prendido, su barbilla debe estar presionada contra el pecho y su nariz ligeramente alejada de él.
  • Si deja la mano que sostiene el pecho en su lugar, asegúrese de no presionar hacia abajo con el pulgar, ya que puede tirar del pezón hacia la parte frontal de la boca del bebé. Si retira la mano de apoyo de su pecho, asegúrese de que el bebé tenga suficiente control de la cabeza para mantenerlo bien prendido. Si sus senos son grandes, puede ser útil colocar una pequeña toalla enrollada debajo de ellos para brindar apoyo.
Posición de soporte cruzado
  • Esta posición es una variación de la posición de cuna, llamada posición de cuna cruzada.
  • En esta posición, su bebé está apoyado sobre una almohada sobre su regazo para ayudarlo a elevarse hasta el nivel de su pezón.
  • Las almohadas también deben soportar ambos codos para que tus brazos no soporten el peso del bebé; se cansarán antes de que termine la alimentación.
  • Si se está preparando para amamantar con el seno izquierdo, su mano izquierda sostiene ese seno en forma de “U”.
  • Sostienes a tu bebé con los dedos de tu mano derecha. Haga esto colocando suavemente su mano detrás de las orejas y el cuello de su bebé con el pulgar y el índice detrás de cada oreja.
  • El cuello de su bebé descansa en la red entre el pulgar, el índice y la palma de su mano, formando un “segundo cuello” para el bebé. La palma de tu mano se coloca entre sus omóplatos.
  • Mientras se prepara para prenderse a su bebé, asegúrese de que su boca esté muy cerca de su pezón desde el principio. Cuando el bebé abre bien la boca, empuja con la palma de la mano desde entre los omóplatos. Su boca cubrirá al menos media pulgada desde la base de su pezón.

Si el bebé no se prende bien o le duele, retírelo del pecho introduciendo el dedo en la comisura de su boca y vuelva a intentarlo.

Mire su pezón después de amamantar, si se ve pálido o pellizcado, revise los consejos de agarre y posicionamiento para ver si puede encontrar ajustes que hacer. El pezón debe verse igual que antes de amamantar, ni pellizcado ni blanqueado.

Si el dolor en el pezón persiste, comuníquese con un Líder de la Liga de La Leche por ayuda. El dolor leve, si no se trata, puede provocar más dolor.

También puedes encontrar esta publicación sobre Posiciones útil.

Causas del dolor en los pezones

El agarre inadecuado ocurre cuando el bebé no agarra suficiente tejido mamario o su lengua está en una posición incorrecta. El bebé debe poder comprimir el tejido mamario con el pezón colocado profundamente en su boca. Primero, verifique la posición del cuerpo del bebé. Asegúrese de que abra mucho la boca, como en un bostezo, antes de ofrecerle el pecho, comprobando que su lengua esté ahuecada y hacia adelante en su boca. Su labio inferior no debe estar hundido, debe estar en abanico hacia afuera sobre el pecho. Si tira suavemente hacia abajo la comisura de la boca del bebé mientras está amamantando, debería ver la parte inferior de su lengua, que debe extenderse sobre la línea inferior de las encías, ahuecando el pecho.

A veces, los bebés se prenden profundamente, pero se deslizan hacia abajo por el pezón durante la alimentación; observe que haya más distancia entre su nariz y su pecho. Si esto sucede, interrumpa la succión y vuelva a prender a su bebé, asegurándose de que esté bien sujeto.

La lengua atada también puede causar dolor en los pezones. Cuando el bebé llora, ¿puedes ver si su lengua puede pasar más allá del labio inferior? Si la lengua del bebé tiene forma de corazón, podría ser un frenillo corto o restringido (frenillo) que impide un buen agarre. Contacta con un Líder de la Liga de La Leche si su bebé no parece prenderse bien.

Los pezones planos o invertidos pueden dificultar que el bebé agarre su pecho con la boca y se prenda correctamente. Con un agarre adecuado, la succión de su bebé puede extraer efectivamente los pezones planos o invertidos. A veces se recomienda un bombeo suave o ejercicios especiales para sacar el pezón. Si recibió líquidos por vía intravenosa durante varias horas durante el proceso del parto, esto puede ser una causa de edema (hinchazón) en el seno y el pezón. El ablandamiento por presión inversa puede ayudar a crear un pezón/areola más suave que el bebé pueda agarrar. El ablandamiento por presión inversa implica presionar suavemente con los dedos alrededor de la base del pezón. Esto mueve temporalmente parte de la hinchazón ligeramente hacia atrás y hacia arriba dentro del seno. Esta técnica también es útil para prevenir el dolor en los pezones si sus senos se congestionan (se hinchan y se sienten incómodos) cuando llega el suministro de leche varios días después del nacimiento, lo que dificulta que el bebé se prenda cómodamente.

Sacar al bebé del pecho sin interrumpir primero la succión puede ser doloroso y dañar el tejido mamario sensible. Si el bebé está prendido y succionando bien, él mismo terminará la alimentación soltando el pecho o soltando el pezón mientras se queda dormido. Permitir que el bebé determine el final de la toma garantizará que obtenga el equilibrio adecuado entre la primera leche al comienzo de la toma, que es más acuosa y sacia la sed del bebé, y la última leche al final de la toma, que es una leche cremosa que tiene más calorías y satisface el hambre del bebé. Si decide sacar al bebé del pecho antes de que termine, puede interrumpir la succión presionando el pecho cerca de la boca del bebé, tirando hacia abajo de la barbilla del bebé o insertando el dedo en la comisura de la boca del bebé.

Las prácticas de cuidado personal pueden provocar dolor en los pezones. Evite los sujetadores que sean demasiado ajustados y ejerzan presión sobre los pezones. Esté atento al enjuague minucioso de los sostenes de lactancia para asegurarse de eliminar cualquier residuo de detergente para ropa. El jabón, el champú, el gel de baño y el alcohol pueden secar los pezones. Tenga cuidado al aplicar colonia, desodorante, laca para el cabello o talco cerca de los pezones. Al bañarse, todo lo que se necesita es enjuagar los senos con agua limpia para mantener los senos y los pezones limpios.

Cuando le duelan los pezones, puede aplicar suavemente su propia leche o un emoliente que sea seguro para que el bebé lo ingiera, como HPA® Lanolina. Cualquiera de estos puede ser muy relajante. Comuníquese con un líder de la Liga La Leche para obtener sugerencias.

Tenga en cuenta que más de una causa puede contribuir al dolor en los pezones al mismo tiempo. Evite limitar la duración de las sesiones de lactancia, una práctica que se considera erróneamente como una forma de evitar el dolor en los pezones. En su lugar, intente coordinar el posicionamiento óptimo con prácticas cuidadosas de cuidado personal y comuníquese con un líder de la Liga La Leche para obtener consejos útiles.

Tratamiento del dolor en los pezones

Mientras se determina y corrige la causa del dolor en los pezones, es importante continuar con la lactancia materna. Cuando el bebé se prende bien con el pezón profundamente en la boca, el pezón está protegido de daños mayores. Es posible que desee probar una o más de estas medidas de comodidad mientras se corrige la causa del dolor en los pezones.

Varíe las posiciones de lactancia (cuna, cuna cruzada, posición de balón de fútbol (embrague) y acostada) para variar la posición de la boca del bebé sobre su pecho. (Para obtener información sobre varios puestos de enfermería, comuníquese con un Líder de LLL para asistencia.)

Comience a amamantar del lado menos dolorido hasta que se produzca la bajada, luego cambie suavemente al bebé al otro seno, prestando especial atención a una buena posición y agarre. Algunas madres utilizan la respiración de relajación hasta que baja la leche.

Exprima un poco de leche o calostro en sus pezones después de amamantar. En muchas culturas, las propiedades antibacterianas de la leche materna se utilizan para tratar irritaciones de la piel. Sin embargo, esto no se recomienda cuando el dolor se debe a aftas, que es una candidiasis de los pezones.

Cuando le duelan los pezones, aplique un poco de su propia leche en los pezones. Su leche tiene propiedades curativas para aliviar el dolor. Además, aplique una pequeña porción del tamaño de un guisante de lanolina modificada ultrapura, como HPA® Lanolin, entre las yemas de los dedos limpios y aplíquela en el pezón y la areola. Aplíquelo suavemente: no lo frote. No es necesario quitárselo antes de amamantar. Esto proporciona una barrera contra la humedad que ralentizará la pérdida de humedad interna, que es vital para una piel sana y flexible, alivia las molestias y promueve la curación sin formación de costras. Este proceso se conoce como “cicatrización de heridas húmedas”. Las almohadillas de gel pueden aliviar el dolor y promover la curación.

No se recomiendan las almohadillas de lanolina o gel si tiene un infección por hongos.

Si la presión de su ropa o su sostén causa más molestias en sus pezones, aplique lanolina ultrapura después de amamantar para ayudar a calmar, proteger y curar los pezones, luego use protectores para los senos con aberturas grandes.

En la mayoría de los casos, los pezones doloridos o agrietados ya no causan dolor una vez que se logra una buena posición y agarre. Rara vez es necesario interrumpir la lactancia. Los numerosos beneficios tanto para el bebé como para la madre hacen que valga la pena seguir amamantando.

Por lo general, ya no se recomienda que las madres sequen los pezones doloridos con un secador de pelo o utilicen una lámpara solar. Se ha demostrado que estas prácticas deshidratan aún más la piel y causan daños adicionales al tejido sensible del pezón.